HomeBlogMamá OFF

En ocasiones me gustaría estar off, no disponible para mi bebé. Y eso no quiere decir que no lo ame, sino es que a veces me resulta difícil manejar un mal día (de uno mismo) y al mismo tiempo, esos días en los que sus berrinches o pataletas (sobretodo a esta edad) están siempre presentes.

Quisiera ser mamá off esos días cuando tiene suficiente carga, muchísima energía como cualquier niñ@ de jugar, explorar, brincar etc porque quizás en ese momento, emocionalmente no me siento bien. Sinceramente, en esos momentos quisiera que alguien tomara el control de mi papel como madre.

Entiendo perfectamente a esas mamás que no cuentan con un apoyo. Un apoyo para durar en el baño por más tiempo, para dormir más horas los días que lo ameritan, para disfrutar con paciencia el desayuno o comidas en general, para seguir ejerciendo su papel como profesionales, para realizar sus hobbies. Un apoyo para salir y no preocuparnos ni sentirnos tan mal porque dejamos a nuestro hij@ en manos de otras personas.

Es normal sentirse en ocasiones una mamá off, pero noto como muchas mamás huyen de la maternidad. Y es que no han logrado tener un balance entre sus vidas como mujer, como profesionales y en su papel como mamá.

No es fácil, el mismo camino te lo va mostrando. Y si vamos autoanalizandonos de nuestros pensamientos y acciones muchísimo mejor.

Ser en ocasiones una mamá off, ayuda a brindarle lo que necesita a nuestra propia salud mental. Porque nos olvidamos que si no estamos bien con nosotras mismas, estaremos en guerra con el mundo entero. Incluyendo a nuestros hij@s, es decir, porque les transmitiremos nuestras emociones negativas, y en un momento caótico de su desarrollo, no sabremos como sobrellevar la situación.

Ser una mamá off, no es ser una mala madre. Juzgamos a las otras madres, creemos que somos mejores por X motivo, pero cada madre tiene su historia de vida. Y dependiendo como viva la maternidad desde un inicio podrá darlo todo en su papel como mamá, incluyendo los días en que deseamos mentalmente descansar de nuestro papel de cuidados, de control, de juegos, de amor y de comportarnos mejor con ellos que como lo harían otras personas.

Recuerdo las ocasiones en que me he sentido mamá off, y gracias a Dios he contado con el apoyo de su papá, abuelos, tíos, para recargar nuevamente baterías y así tener mucha energía, fuerza, disposición y entrega en mi papel como madre. Y es que nuestros hij@s nos exigen cada día en convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos. ÁNIMO!!

0 thoughts on “Mamá OFF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*