HomeBlog“No pasa nada”

Esta frase: “No Pasa nada”, normalmente es utilizada por los padres para informarle o decirle al niñ@ que sí se cae, o si un amiguito lo tropieza, o si la mamá/el papá se van de viaje y no le informan, él no pueda expresar su verdadero sentimiento ante lo que le sucede. Se le dice: no pasa nada, haciendo referencia a que al fin y al cabo en cualquier momento niño o adulto, se pueden tropezar muchas veces o habrán situaciones difíciles pero se debe seguir adelante.

Esto lo hemos aprendido desde generaciones pasadas.

Cuando decimos esta frase, le estamos brindando atributo a que ante cualquier dificultad que nos suceda debemos actuar “normal”, o sea, debes suprimir tu emoción de tristeza y hacer como si nada te hubiese ocurrido, es decir,  no debes rendirte ni mucho menos mostrar debilidad llorando o sintiéndote triste.

PERO, realmente si la analizamos notamos que cuando se dice “No pasa nada” como padres también buscamos evitar momentos de llantos o que generen caos e impidan nuestra tranquilidad o dañen el momento por decirlo así.

Y es que sí seguimos utilizando “No pasa nada” le enseñaremos al niñ@ a actuar ante el dolor de manera normal, a guardar sus sentimientos ante lo que le suceda, a bloquear lo malo de sus vidas de una forma drástica, sin antes canalizar, sin antes ser consciente, sin tener la libertad de expresar su emoción, sentirla y vivirla. De esta manera, fortalecer su desarrollo emocional.

Es increíble como algunos niñ@s no saben expresarse aún siendo más grandecitos, incluso lo he notado en adultos. No es fácil conocerse a sí mismo, identificar cómo nos sentimos, ponerle sentido a lo que nos sucede, para que cuando tengamos algún problema o inconveniente sepamos cómo canalizar esa emoción e identificar nuestros sentimientos.

En nuestro diario vivir, vemos como los mismos niñ@s copian la palabra, parece ser que son más fuertes al decirlas, pero en realidad les estamos enseñando a que omitan sus emociones.

Imagina un niñ@ que está siendo discriminado o es maltratado por sus compañer@s del colegio, sí aplica este lema de “No pasa nada” nunca informaría a sus padres o profesores sobre lo que le está ocurriendo por suponer que debe salir adelante sin hablarlo o creer que todo pasará sin hacer nada, sin buscar la forma de que siga sucediendo.

Evitemos utilizar esta palabra. Debemos hacer que sea normal que un niñ@ experimente la tristeza, el enojo, el miedo, etc. Las emociones negativas también hacer parte del crecimiento de una persona, y aunque como padres deseamos impedir que las experimenten desde temprana edad, de eso se trata su desarrollo emocional.

Un abrazo, una palabra de aliento, ponernos a su altura, tocar su hombro, cargarlos, sentarnos y dialogar sobre lo ocurrido ayudará mucho en descubrir sus emociones. Indaguemos con ellos sobre su emoción y utilicemos palabras como: ¿Estás bien?; ¿Te hiciste daño?; Vamos, te ayudo a levantarte; ¿Te duele?; ¿Puedo hacer algo por ti?; Entiendo lo que sientes, pronto pasará el dolor, etc.

Sentir empatía por lo que le ocurre, hará en él una persona que pueda ponerse fácilmente en el lugar del otro. Y es que, lo que él vea y escuche, será lo que dirá y hará cuando sea adulto.

Entonces: NO PASA NADA, termina siendo ME PASA TODO pero no sé como expresarlo. Y en ese momento es que necesitas hablarlo, comunicarlo, expresarlo para que las personas a tu alrededor no supongan que tal vez no te está sucediendo nada.