HomeBlog¿Sabes a qué le temen tus hij@s? ¿Cuáles son sus Miedos ?

En el proceso de transición para que Lucas durmiera en su habitación. Ocurrieron muchas situaciones. Cuando era bebé dormía en un Moises hasta los 5 meses. Al mismo tiempo, dormía en su cuna sobretodo en horas del día. Después, más “grandecito” iniciamos con que durmiera con nosotros y una vez se quedaba dormido lo pasábamos a su cuna.

Tiempo después, nos mudamos esporádicamente de casa y dormimos los tres durante 6 meses en una misma cama. Fue una etapa maravillosa. Descansamos los tres y disfruté mucho hacer colecho con mi príncipe. La verdad, es que hicimos colecho por tres meses más, mientras se adaptaba a su nuevo hogar.

En este momento, ya lleva un mes aproximadamente durmiendo casi todos los días en su cama, luego de adaptar su cuarto para él. Nuestra rutina consiste en: ponerle la pijama, lavarle los dientes, ir al baño a que orine, leerle dos o tres cuentos, rezar y acompañarlo hasta que se duerma y dejarle encendida una lámpara con luz tenue. Esta etapa, ha sido relativa. Hay días que no me suelta la mano. Hay días que se duerme y se levanta llamándome porque algo le dio miedo o simplemente porque desea mi compañía. Hay días que duerme toda la noche o se levanta en la madrugada y se pasa a nuestra cama.

Algo que me ha servido para formar un hábito en que duerma solo, es que siempre en los cuentos, utilizo los personajes y los relaciono a la idea de dormir solo en su habitación. También, le hablo sobre que sus amiguitos duermen solos, qué nuestro cuarto está cerca del suyo, y que cuando sea de día mamá lo levantará con muchos besos. Le digo siempre que mamá esta junto a él cuidándolo, al igual que Dios. Confieso, que me encanta dormir con mi bebé. Abrazarlo y sentir su respiración me siento más segura de qué nada le pase aww esto es ser mamá!.

En este mismo proceso. Hemos descubierto que tiene muchos miedos. Dialogando con él, nos ha hecho saber alguno de ellos. Y otros los hemos notado nosotros. Sobretodo hemos analizado que le ha tomado miedo a muñecos que ha visto en videos o juegos que ha visto con otros niños.  Por ejemplo: dijo que le tenía miedo a las brujas, le pregunte el porque, me dijo que eran muy malas. Analizando, vio algunos videos en youtube (sin nosotros saberlo) de una bruja llamada Misifu y por eso hizo la relación. Le expliqué que no existían, que eran de mentira. Qué no tuviera miedo, que papito Dios y mami lo cuidaban. Se sintió más calmado. Continuamos conversando, (aprovechando el momento) me dijo que le daba mucho miedo el ruido de la puerta (todo estaba apagado y justo su papá había ido al baño y la puerta hizo ruido). Me comentó también que le daba mucho miedo la oscuridad y que un dinosaurio quiera comérselo. Nuevamente le expliqué que eso no iba a pasar, etc.. para que sintiera tranquilidad.

Después, leímos la Biblia de niños y entre varias historias escucho la de Jonás, que un pez se lo tragó. Me dijo que le dio miedo, que a Jonás se lo tragara un pez. Aquí pensé, wow todo lo que lee, le dicen, ve, juega, etc va siendo parte de su historia.

Me puse a pensar para él que significaba tener miedo, qué le generaba tener esos temores. Porque lo más asombroso es que no habíamos hablado sobre brujas ni teníamos conocimientos de sus otros temores.

Debemos hablar con ellos, preguntarles, analizar su comportamiento ante diferentes situaciones, las cuales nos pondrán en alerta por cualquier situación que se presente.

Es muy importante, qué no le transmitamos nuestros miedos, y qué delante de ellos los sepamos manejar. De igual forma, decirles que es normal sentirle temor a algunas cosas y darles ejemplo de algún miedo que tengamos con su explicación.

Al mismo tiempo, tener en cuenta cuales son los programas que ellos ven, y analizar si el contenido del programa que nos gusta a nosotros como adultos es apropiado para ellos como niñ@s.

Comprendamos que el miedo en una emoción, es normal que nuestro cuerpo se prepare y proteja sobre posibles peligros. Cada niñ@ experimenta diferentes tipos de temores de acuerdo a su edad evolutiva (van cambiando de acuerdo a la edad, cuando va reconocimiento poco a poco la realidad). Hay miedos comunes. Por ejemplo, la mayoría de los niñ@s le temen a la oscuridad, algunos a los animales, a nadar, a asistir al colegio, a ir al médico, a hacerse daño (caerse, golpearse), a dormir fuera de casa, a la tormenta eléctrica y juegos artificiales, a la resistencia a hacer cosas nuevas, entre otros. Como padres, debemos estar alerta si los miedos perduran demasiado tiempo y provocan mucha ansiedad en el niñ@.

Les comparto algunas recomendaciones para superar el miedo:

  • Identificar que le produce miedo.
  • Escuchar al niñ@ sobre sus temores.
  • Comprenderlo.
  • Transmitirle seguridad, tranquilidad y confianza.
  • Alentarlo a que enfrente sus temores.
  • Fomentar su autoestima y autonomía.
  • Ofrecer solución a los temores, por ejemplo, dejar una lámpara encendida.
  • Evitar contarle historias de brujas, ogros, fantasmas o hacer actividades que puedan asustarlo.
  • No te rías de sus temores.
  • No lo obligues a afrontar su miedo en solitario.
  • No ignores sus miedos.

Entre los 3 y 6 años los niñ@s comienzan a descubrir el mundo que les rodea con mayor claridad. Sin embargo, no saben aún distinguir  que es real y que es imaginario.

Con sus miedos me ha dado cuenta que la mente de un niño (a) dimensiona muchas cosas. La imaginación juega un papel muy importante en esta edad. Y cada cosa que viven la recuerdan y la relacionan con su entorno. Al mismo tiempo, el miedo les sirve muchas veces para percibir y anticipar peligros.