HomebebésTengo a un mini adolescente!

Pensamos que ya habíamos pasado la etapa de los berrinches.

Qué equivocado estábamos! ahora, llegan como huracanes. De la nada, de repente, sin ningún motivo que lo generen, solo arrasan con lo que este a su alrededor.

Estos días en nuestra casa tenemos a un mini adolescente, nos lleva la contraria, quiere imponer su opinión cómo de lugar, manifiesta qué hacer primero, escucha todo y lo pone en práctica cuando le conviene. Tira las cosas cuando tiene rabia, se expresa dando a entender que no desea nada de la otra persona, empuja, jala y pega… cuando es muy fuerte el huracán, de otra categoría, se tira en el piso, pero antes se cerciora de no golpearse. 

Hace poco ocurrió, no llegábamos a un acuerdo en medio de su pataleta, y decidió tirarse en el piso, pero puso su cabeza encima de un cojín que estaba allí. Dándome a entender que busca expresarse de cualquier manera pero primero le importa su seguridad y es consciente de lo que hace.

Pensé en mi mente wow, cómo sabe que si se tira puede golpearse. Este momento no se lo deseo a nadie. Pero como padres es inevitable no vivirlos. Incluso, yo creo que nos prepara para las diferentes etapas que faltan por venir. 

Para estas situaciones, la paciencia, la escucha, ponerse en su lugar, practicar técnicas de relajación y respiración, agacharse a su altura, dialogar, y si es un momento muy intenso, intercambiar de rol con otra persona. Nos servirá mucho para vivir estos momentos. 

Analizo y sé que cosas no le agradan y que sí. Sus emociones cambian frecuentemente como cualquier persona adulta. Sonríe, se pone alegre, exige algo, no se le da a tiempo, o no hay lo que quiere y se irrita con facilidad. Haciéndonos saber que no está de acuerdo con lo que ocurre. Si fuera adulto, podría expresarlo hablándolo pero él aún no sabe como hacerlo.

Bueno, ha venido aprendiendo a hacerlo. Hablamos siempre de lo ocurrido cuando está calmado, y es más consciente de la situación. Busca y da abrazos, besos, y en ocasiones pide disculpas con palabras. Pero muchas veces, sus disculpas es hacernos sentir cuánto nos ama (por medio de un abrazo), y queriendo saber que tanto lo amamos (si lo cargamos, si nuestro rostro refleja felicidad) y lo aceptamos a él cuando estamos molestos.

Nosotros como padres debemos ayudarlo. Primero, poniéndonos en su lugar. Segundo, evitando que se haga daño. Tercero, dialogando, ofreciéndole otras posibilidades y analizando lo ocurrido. Pero nunca debemos ignorarlo. 

Debemos recordar esta frase: “Quiéreme cuando menos lo merezca porque será cuando más lo necesite”. Tengamos en cuenta que cuando un niño (a) se torna agresivo, alterado, inquieto, es porque algo lo está perturbando y no sabe como reaccionar. Es cuando más necesita de nuestro amor y comprensión.

No hay un manual de supervivencia que te diga qué debes hacer o cómo debes hacerlo, sin antes saber que debemos controlarnos a nosotros mismos.

Este mini adolescente domina nuestro mundo, a veces cedemos, otras veces no. Dependiendo qué tan frecuente han sido los berrinches, sí nos sentimos culpables, sí en realidad amerita que ocurriera, etc. Él nos descontrola en todos los sentidos con tan solo 33 meses (2 años, 10 meses de vida). 

0 thoughts on “Tengo a un mini adolescente!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*