HomeLucasTengo un súper héroe en casa!

Descubrí en este tiempo de pandemia que tengo un súper héroe conmigo. Algunas veces representa a cada súper héroe. Otras se cambia el nombre, piden que lo llamemos Capitán America, no LUCAS. Se pone la máscara, comienza a correr a toda velocidad. Su imaginación lo hace volar y convertirse en alguien muy fuerte.

Dijo que iba a buscar el virus 🦠 para alejarlo del planeta tierra. Lo más maravilloso que he escuchado.

Los niños en este tiempo de caos nos han enseñado tanto. A aprender esperar, a disfrutar cada instante de la vida, a comprender lo que sucede sin buscar explicaciones, a confiar en Dios, a dejarse llevar de cada día para hacer cada momento divertido y maravilloso, han aprendido a tomar lo mejor de sus padres para ellos mismos, a decirnos frases o palabras de aliento y a hacernos comprender que nada importa si su familia está siempre a su lado.

Mi súper héroe planea nuevas cosas por hacer. Exterioriza su miedo o angustia cuando pinta, cuando juega creando e imaginando personajes con sus muñecos, cuando transforma una pequeña carpa en un gran campamento de verano con amigos imaginarios y reales (sus muñecos, papá y mamá).

Esta semana Lucas dijo que quería hacer una fiesta de Capitán America, en la que estuviéramos solo los tres. Menos mal contaba con los globos y parte de la decoración entre esas sus propios juguetes. Pensaba hacerle algo así para la celebración del Día del niño. Pero me enseñó que cualquier día podemos celebrar. Y sobretodo a nuestros niños que en este tiempo han sido unos verdaderos súper héroes.

Cuando se levantó, vio su sorpresa en la sala. Llegó a mi cuarto a avisarme lo que veía, emocionado. Diciendo: “Mami Dios me hizo esta fiesta”. Awww 🥰

Estaba muy feliz 😁 quería comer dulces enseguida, claro como buena fiesta debía haber dulces. Sus amigos “muñecos” también estaban sentados esperando para jugar y repartir el pudín 🤣

Fue muy divertido organizarla, parecía que fuera con motivo de su cumple. Me imaginaba su carita feliz y eso me motivó a que quedara más linda. Nos divertimos juntos en familia, hicimos un plan diferente, celebrando la dicha de estar juntos.

He pensado que nuestros niñ@s van a recordar cómo fue este momento de pandemia. Está en nosotros hacerlo mágico para ellos.

Sabias que ellos observan, y aprenden a responder ante situaciones de estrés que perciben de sus padres o adultos?

Que este tiempo les enseñemos a seguir adelante a pesar de los obstáculos, a sonreír al agradecer por lo que tenemos, a disfrutar las pequeñas cosas que nos brinda la vida, a demostrar el amor en este momento amargo.

Los niñ@s están aprendiendo a ponerle palabras a sus emociones, a buscar en nosotros como padres reconocimiento de su experiencia emocional. Necesitan padres que regulen sus emociones, sean sensibles, tengan apertura al otro y se ponga en su lugar.

Evitemos escuchar noticias delante de ellos o hablar del virus al estar presentes. No les creamos momentos de angustia. Es suficiente con que interioricen que deben lavarse las manos, no pueden salir a ningún lugar, y deben estar alejados del mundo.

Mantengamos una actitud positiva y tranquila que les genere confianza de que están bien en casa. Adaptemonos a que el mundo está cambiando y necesidad de nuestra transformación.

Nosotros como padres tenemos mucha presión de brindarle nuestra estabilidad emocional a nuestros hij@s, de seguir trabajando, de ser maestros en casa, de mantener nuestro hogar limpio y organizado y de tomar medidas para nuestro bienestar físico y psicológico.

Que sea este tiempo para reinventarnos como padres, dar abrazos, compartir más tiempo de calidad y generar emociones positivas en ellos.

Esta frase la leí una vez: “Podrán venir tempestades, pero cuando la familia es unida no habrá nada que los separe”.