HomeBlogVida de Padres: “Expectativas VS Realidad”

Cuando nos convertimos en padres tenemos muchas expectativas acerca de las diferentes etapas que vivirán nuestros hij@s.

Ellos nos convierten en padres y aunque un hijo no viene con un manual de instrucciones nos esmeramos por dar lo mejor de nosotros mismos para su crecimiento y desarrollo.

Reflexionemos: ¿Qué ha cambiado en nosotros mismos desde que somos padres?

En este análisis he notado que muchas veces los resultados no son lo que esperábamos. Ejemplo: Ese día en que tienes un evento importante o estás con poco tiempo, nuestros hij@s se comportan peor que nunca. Nuestra expectativa es que sean calmados, amorosos, amigables. La realidad es que su comportamiento es irritable, se frustran con facilidad, no entienden lo que le digamos, debido a que los niñ@s a sus dos y tres años aún están descubriendo su entorno y sus emociones.

A continuación, les comparto un análisis de algunas situaciones que vivimos como padres:

EXPECTATIVAS

REALIDAD

Imaginar que mantendrías los planes que solías tener con tu pareja cuando solo eran los dos.El bebé ocupa todo tu tiempo y han logrado adaptarse a él. Tus planes han cambiado. Vives una vida caóticamente hermosa.
Lactar a tu bebé hasta lo 6 meses de nacido.Crees que tu bebé no se alimenta lo suficiente con la lactancia. Decides alternar con fórmula, disminuyendo las tomas de lactancia para tu bebé, no logrando lactancia exclusiva por 6 meses.
Sueño nocturno. Deseas que tu bebé se adapte de manera rápida a dormir toda la noche por tu comodidad y la de toda la familia.Se levanta cada hora. Te sientes agotada e incluso de mal genio.

Este es un proceso en el que depende de las rutinas, tomas nocturnas, ambiente acogedor para que el bebé se vaya adaptando a su ritmo.

Desear que tú hij@ coma de todo.Tú hij@ molesta para comer. No sabes que hacer para que se alimente con frutas, verduras y proteínas.

Los niños (a) rechazan los alimentos porque no están acostumbrados a ellos y nunca van a comerlos si no les enseñamos cómo hacerlo.

Qué tu hij@ gatee o camine antes del tiempo para su edad.Te angustias porque crees que no se está desarrollando bien. Lo comparas con otros niños y te dejas llevar por comentarios de otras personas.

Es importante que gatee para que fortalezca las habilidades cognitivas, físicas y cerebrales.

Qué tu hij@ aprenda rápido cualquier concepto educativo: números, vocales, animales, partes del cuerpo, etcNo le gusta leer, se distrae con facilidad.

Lo ideal es que aprenda jugando. Es importante que al momento en que se genera nuevo aprendizaje no hayan estímulos distractores.

Vacaciones en FamiliaTodo es un caos. Te sientes más cansado y debes estar más atento a su cuidado al estar en un lugar desconocido.

Deseas unas vacaciones de esas vacaciones para lograr descansar como te lo habías imaginado.

Tu hij@ se adaptará bien a los cambios de colegio, vivienda, ciudad, separación entre padres etc.Notas cambios en su conducta. No quiere comer etc.

Si los cambios se realizan de manera brusca, puede acarrear retrocesos en la conducta. Ejemplo: dormía por sí solo en su cuarto pero se mudaron de vivienda y…

Crees que tu hij@ es pequeño no entiende ni se da cuenta de lo que sucede a su alrededor.Ellos observan todo a su alrededor.

Copian conductas, imitan palabras, acciones. Están absorbiendo todo tipo de conocimiento diariamente.

Desear que tu hij@ sea sociable, con buen humor y no haga pataletas.

Se tira en el piso, llora de repente, grita y pega.

En el descubrimiento de emociones es normal que experimente pataletas o berrinches. Se le debe validar la emoción y acompañar.

Nuestras expectativas para cualquier situación siempre van a ser muy altas. Incluso, se podría decir que lo positivo de tener expectativas es que es llega a convertirse en un impulso esperanzador para poner lo mejor de nosotros mismos y anticiparnos a lo que pueda suceder.

Realidad

El tiempo nos muestra que de acuerdo a cómo seamos (nuestra forma de pensar y ser) así se convertirán nuestros hijos (a).

Ellos son nuestro reflejo.

  • En nuestra vida como padres debemos permitirnos crecer al tiempo en que van creciendo nuestros hijos (a).
  • Asegúrate que el mensaje que le estés dando a tu hijo (a) sea el adecuado.

Debemos tener claro que nuestro objetivo como padres es crear una infancia feliz para nuestros hij@s pero también que nos sintamos bien con nosotros mismos en nuestro papel como guía.

Comprender qué está pasando en cada etapa de nuestros hij@s nos hace tener consciencia de lo que podemos esperar debido a su ritmo de desarrollo. Cada niñ@ es diferente, así como cada familia.

Debemos acompañar al niñ@ en cada etapa y prepararnos para vivirlas y disfrutarlas cómo debe ser.

Tengamos presente que nuestras expectativas negativas hacia nuestros hijj@s no se la transmitamos. En cambio, debemos transmitirle cosas positivas para no cortarles las alas, y que puedan volar más alto y mejor que nosotros (Efecto pigmalion).