HomebebésBienvenido los gritos, los llantos inexplicables, los retos, y los momentos caóticamente hermosos de los 2 años!

Falta un día para cumplir los 2 años pero él se siente y lo percibimos como un niño de 2 años y medio. Sabe lo que existe y lo que no. Ya no es un bebé, no se le puede engañar. Retiene si le prometimos algo. Insiste, insiste y busca una justificación del por qué no.

Sus gritos ahora están a primera orden del día. No son siempre, pero la mayor parte del día. Ahora, los mezcla con una risa contagiosa que busca agradar y que nos olvidemos de su mala conducta.

Se molesta con facilidad. Y esto va relacionado a su poco nivel de frustración.

Piensa en hacer algo, no lo consigue y tiende a estar irritable 😠 mas de lo normal. Que hacer? No darle todo. Ayudarlo pero indicándole. Sobretodo acompañarlo.

Creemos que está llorando, molesto, sus emociones cambian constantemente. Tanto es así que llora de mentiras 🤥 solo para hacerse notar.

Exige cuando quiere algo, persiste demasiado. Sigue el orden de las cosas, tiene sus hábitos muy bien instaurados. Le gusta que le den caricias en la espalda como una especie de masaje. Esto lo hace para sentirse acompañado.

Siente y reconoce cuando mamá o papá se molestan con él, sus disculpas son diciendo con voz tierna y emotiva Mamiii (como si no me hubiese visto por meses) y un abrazo con un beso lindo lo acompañan.

Para conquistar y lograr un objetivo, ha aprendido a sonreír y saber llegar al otro. Si quiere una galleta dice, Galleta Lucas, dame, gracias (incluso antes de haber aprobado su petición) y sonríe con satisfacción de haberlo conseguido.

Su palabra favorita es No cuando está de mal genio, es un No rotundo para todo. La palabra No para él significa que no le interesa ninguna opción que le demos, que cualquier cosa que le digamos no le interesa absolutamente nada.

Se pone sentimental cuando lo regañamos, entiende los diferentes tonos de voz. Aunque tiene momentos de euforia que busca hacer lo que él quiere. Omitiendo lo que le decimos. Lucas, no! Y él va con más fuerza a tirarse o coger algo que no debe tomar en fin…también, como no mide su fuerza ni sus emociones en ocasiones su primera opción es morder o pegar o empujar :S

Busca llamar la atención cuando se siente solo, es decir, cuando mamá y papá están conectados en otras cosas (películas, celular, comida, hablando) y él percibe que no se le incluye. Comienza a hablar gritando desde la garganta. Lo hace a propósito lo hemos descubierto 😬

A veces nuestros gritos y regaños se mezclan con los de él. ¿Qué hacer? Eso lo sabemos pero la cuestión es cómo controlarnos y qué mensaje queremos darle. Debemos ponernos a su altura, y no actuar por nuestras mismas frustraciones o mal manejo de la situación, haciendo lo más fácil “pegarle” porque entenderá que la violencia es la mejor forma de comunicación.

Esta aventura realmente apenas comienza.

Lo bueno es que nos conocemos más, sabemos cómo conquistarnos.

Lo malo es qué hay momentos más caóticos sobre todo donde el tiempo nos exige actuar de manera inmediata y “como lo pensemos” porque vivimos del afán del día a día, y no siempre hay tiempo para sentarnos calladamente, suspirar, contar hasta 10 o hasta ignorar su conducta o simplemente hacérsela pasar 🤷🏼‍

Pero a pesar de todo! Nos sentimos bendecidos, afortunados y felices de verlo crecer y acompañarlo en cada etapa de su vida ❤🙈

Bienvenido los 2 años, nuevas experiencias, nuevos retos, nuevas emociones como padres primerizos!