Tengo a alguien que me observa todo el tiempo.

Analiza cada acción, cada palabra que empleó. Volteo y lo noto viéndome a cada instante.

Me cuestiona sobre el porqué de cualquier acción o evento que suceda.

Esta en una etapa en donde su aprendizaje es por imitación.

  read more ➝

En realidad lo confieso, no había escuchado algo tan dulce como la afirmación de que yo era una princesa.

Me dice princesa, me trata lindo y refiere cuanto me ama como agradecimiento por cuidarlo y estar pendiente de él.

Amo completamente que me valore y reconozca todo lo que hago para hacerlo feliz.

Su trato hacia mí refleja lo que le hago sentir. Me ama y se siente orgulloso de contar con mi presencia en su vida.

  read more ➝

Cuando nos convertimos en padres tenemos muchas expectativas acerca de las diferentes etapas que vivirán nuestros hij@s.

Ellos nos convierten en padres y aunque un hijo no viene con un manual de instrucciones nos esmeramos por dar lo mejor de nosotros mismos para su crecimiento y desarrollo.

Reflexionemos: ¿Qué ha cambiado en nosotros mismos desde que somos padres?

En este análisis he notado que muchas veces los resultados no son lo que esperábamos. Ejemplo: Ese día en que tienes un evento importante o estás con poco tiempo, nuestros hij@s se comportan peor que nunca. Nuestra expectativa es que sean calmados, amorosos, amigables. La realidad es que su comportamiento es irritable, se frustran con facilidad, no entienden lo que le digamos, debido a que los niñ@s a sus dos y tres años aún están descubriendo su entorno y sus emociones.

A continuación, les comparto un análisis de algunas situaciones que vivimos como padres:

  read more ➝

Les comparto estas expresiones que muchas veces escuchamos de distintas personas como recuerdo de su infancia:

“A mí mis papás me pegaban de niño y yo no estoy traumado”, afirmó el hombre que su ex-pareja le denunció por violencia física.

“A mí de niño me dejaban llorando solo hasta que me durmiera y tan mal no salí”, señaló el hombre que pasa largas horas trasnochando en redes sociales afectando su sueño.

“A mí me castigaban de niño y estoy bien”, dijo el hombre que cada que comete un error, se dice a sí mismo palabras de desprecio, como forma de auto-castigo.

“A mí de niña me pusieron mano dura y sufro de un trauma llamado ‘educación’”, afirmó la mujer que sigue sin entender porqué todas sus parejas terminan siendo agresivas.

“Cuando yo me ponía de caprichosa cuando niña, mi padre me encerraba en una habitación sola para que aprendiera y hoy se lo agradezco”, dijo la mujer que ha sufrido ataques de ansiedad y no se explica porqué teme tanto a estar encerrada en espacios pequeños.

“A mí mis padres me decían que me iban a dejar sola o a regalar con un desconocido cuando hacía mis berrinches y no tengo traumas”, dijo la mujer que ha rogado por amor y ha perdonado reiteradas infidelidades a su pareja con tal de no sentirse abandonada.

  read more ➝

He venido haciendo un análisis de este tiempo con mi miniadolescente:

Utiliza la palabra “ayer” para relacionar todo lo que ha vivido en el pasado. Si fue a la playa hace un mes o cuando era pequeño, dice: “Ayer yo fui a la playa con mami y papi, había mucho sol”.

Cada momento vivido lo tiene en sus recuerdos. Le gusta y disfruta ver sus fotos y videos para recordar sus experiencias.

  read more ➝

Esta frase: “No Pasa nada”, normalmente es utilizada por los padres para informarle o decirle al niñ@ que sí se cae, o si un amiguito lo tropieza, o si la mamá/el papá se van de viaje y no le informan, él no pueda expresar su verdadero sentimiento ante lo que le sucede. Se le dice: no pasa nada, haciendo referencia a que al fin y al cabo en cualquier momento niño o adulto, se pueden tropezar muchas veces o habrán situaciones difíciles pero se debe seguir adelante.

Esto lo hemos aprendido desde generaciones pasadas.

Cuando decimos esta frase, le estamos brindando atributo a que ante cualquier dificultad que nos suceda debemos actuar “normal”, o sea, debes suprimir tu emoción de tristeza y hacer como si nada te hubiese ocurrido, es decir,  no debes rendirte ni mucho menos mostrar debilidad llorando o sintiéndote triste.

PERO, realmente si la analizamos notamos que cuando se dice “No pasa nada” como padres también buscamos evitar momentos de llantos o que generen caos e impidan nuestra tranquilidad o dañen el momento por decirlo así.

  read more ➝

En el camino de crecer como adultos, crecemos al mismo tiempo como padres.

Creemos firmemente que debemos estar Presente, porque nuestra presencia les genera confianza, seguridad, felicidad y tranquilidad.

Debemos siempre analizar nuestras palabras, acciones, gestos… porque nuestros hij@s las imitarán ya sea para bien o para mal. Esto es mágico, muchas veces nos podemos quedar sorprendidos por frases que digan, formas de expresarse, etc y es que su temperamento y entorno (interacción social) están relacionándose a diario para crear su personalidad.

Pensamos que si cedemos nos manipulan, pensamos que debemos dejarlos libres, pero también pensamos que debemos estar al tanto de lo que hacen.

Y es que como padres, muchas veces no sabemos qué hacer. Como mantener un equilibrio. Como darle uso a la razón pero también a la emoción del momento.

  read more ➝

Él agarra mis manos, lo cual es entrelazar sus dedos permanentemente con los míos, enviarme miradas de amor y hacerme sentir feliz por pertenecer a su mundo. Él, es el más romántico de la historia. Así tal cual una película de Disney.

Me presta su juguete preferido cuando me ve triste… cede y me complace solo para verme feliz. Al mismo tiempo, me abraza, y busca qué solo existamos los dos. Que mis ojos no lo pierdan de vista, y que mis manos con las suyas, establezcan una unión para siempre.

Me regala su sonrisa, me cambia de humor con un beso y una mirada que me dice: estoy de acuerdo contigo.

Entonces comprendí que:

Me agarra la mano para no dejarme ir.

Me agarra la mano para saber que estamos juntos.

Me agarra la mano para sentirse más seguro.

Me agarra la mano para hacerme entender que sin mí le es difícil estar.

Me agarra la mano para llevar con orgullo su papel de hijo.

Me dice: “Mami dame tu mano”. “Ven, dame tu mano”. Lo cual entendí que es su sello de amor 💕

Querer tener mis manos junto a las suyas significan: “No te vayas nunca de mi vida, Acompáñame en cada etapa”.

Citando a Osho: “Cuando nos convertimos en padres, algo inmensamente importante ha sucedido. No solo nace el niño, los padres también nacen. Es decir, la madre da nacimiento al niño. El niño da nacimiento a la madre. Cuando mira en los ojos del niño, está mirando su propio ser. Cuando el niño va a crecer. Ella crece con el niño.”

Día a Día sin darnos cuenta vamos creciendo como padres debido a las experiencias que vivamos, lo que aprendamos etc

Nuestro mayor reto es crecer como padres y al mismo tiempo convertirnos en mejores personas, y de esta manera ser un ejemplo para nuestros hij@s.

Hay muchos valores que hacen parte de este crecimiento, entre esos, la paciencia, comunicación, empatía, tolerancia, respeto y amor.

Te has preguntado sí desde que eres padre has cambiado para bien? Nuestros hij@s hacen que nos convirtamos en una mejor versión de nosotros mismos. Es increíble!

Deseamos ser buenas personas, tener buenas acciones con los demás y con lo que hagamos para que tomen nuestro camino.

Ellos sin duda son nuestra inspiración!

Y en este camino de padres, todavía estamos en proceso de crecimiento, es diario, incluso después pasará con nuestros nietos.