HomeBlogComo mamás también nos convertimos en “payasitos”

Sí, nos convertimos en los mejores payasos que pueden haber tenido nuestros hijos porque realmente lo que nos importa es verlos sonreír y que disfruten de la compañía de nosotras.

Aprendemos a hacer gestos y expresiones de diferentes formas a través de la comunicación verbal y no verbal:  sonidos de animales, interpretación de títeres, juego con los brazos, expresiones faciales, en fin… aprendemos a desinhibirnos nosotras mismas, solo por ellos.

A mí particularmente me gusta enseñarle de todo, emocionarlo en cada cosa, porque para él todo es nuevo, me gusta enamorarlo de todo lo que lo rodea.

Mi mayor satisfacción es hacerlo sonreír, y más sí son esas carcajadas que enamoran awww…

Hoy te aconsejo madre primeriza que te quites un poco el papel de mamá por un momento, y te conviertas en alguien juguetón, chistoso, sonriente y lleno de vida; muchas veces a pesar de que no nos sintamos del todo bien nosotras mismas (por X motivo), debemos comprender que tenemos una personita aprendiendo de todo, y se da cuenta de nuestros estados de ánimos así no sepa diferenciar las distintas emociones, pero sí puede aprenderlas. Entonces, a pesar de cualquier cosa que te ocurra, querida madre primeriza, delante de tus hijos (sobretodo a los pequeñitos) aprendamos a sonreír y tener una linda expresión en nuestra cara. No olviden que ellos aprenden, a través de aprendizaje por imitación.

Algo importante, es que antes de que aprendan a hablar los bebés, podemos enseñarles de manera divertida sobre el lenguaje de signos (alrededor de los 6 a 10 meses), este lenguaje les servirá para comunicarse a través de gestos o señas. Ejemplo: decir hasta luego, levantando la mano, asociando gesto con palabra.

El lenguaje de signos tiene muchos beneficios: reduce la frustración, fomenta el vínculo madre e hijo, y favorece el desarrollo del habla. Algunos padres podrían pensar que esta forma de comunicación del bebé podría interferir con el desarrollo normal del lenguaje, pero fomenta todo lo contrario, ya que ayuda a que el niño pueda mejorar su lenguaje y tener mayor vocabulario. Es vital que se utilicen al mismo tiempo para que el niño pueda entender la conexión entre el gesto y la palabra. Tú bebé te prestará atención tanto de lo que dices como de lo que haces,  y al mismo tiempo disfrutarás enseñarle.

Ahora, tomate un tiempo especial con tu bebé para disfrutar de manera divertida y estimulando un nuevo aprendizaje.

 

0 thoughts on “Como mamás también nos convertimos en “payasitos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*