HomebebésHablando por Lucas: Mis primeras pataletas!

Les confieso que ya he tenido mis primeras pataletas, dedicadas especialmente a mi mami y papi. Los miro, y se que no les gusta cuando me comporto así pero es mí forma de protestar. Como aún no se hablar bien me cuesta mucho decirles que quiero, que no, en que estoy de acuerdo, etc…

Ellos me comprenden siempre, pero ya hemos tenido nuestros primeros altercados porque yo también quiero expresar mi opinión.

He descubierto que para decir lo que pienso, puedo gritar, llorar, tirar lo que haya a mi alrededor (lo que mi mami me de para calmarme), entre otras cosas… pero cómo hago si apenas estoy descubriendo mis emociones (rabia, alegría, tristeza y miedo) y tengo que aprender a controlarlas.

5888D088-5D71-4D67-8021-EB084BE58EF5 (4)

Aunque mi mamá hablé conmigo, me diga que lo que hice estuvo muy mal, y me regañe cuando tiro las cosas. Tienen que comprender que apenas hace poco estoy conociendo el mundo que me rodea.

He notado que mi mami se molesta conmigo cuando esto ocurre, la expresión de su rostro cambia y la percibo alejada de mi en ese momento. Yo quisiera complacerla siempre, pero así somos nosotros los bebés. Siempre la escucho pero eso no quiere decir que esté completamente de acuerdo con lo que ella me dice.

Si, es cierto, muchas veces tiene la razón pero otras veces no. Por ejemplo, a veces cuando es el momento de comer pero yo quiero seguir jugando, no quiero parar, le hago saber que es mi momento, quiero comer pero quiero terminar lo que estoy haciendo; cuando me van a poner en la silla del carro, (no me gusta) al principio hago una mini pataleta para hacerle saber que no quiero, pero ella no cede. Aunque se ha dado cuenta que los trayectos largos me desesperan.

La verdad, es que mi mami siempre busca la manera de que exprese mi opinión, y esta siempre al tanto cuando hago mis berrinches para que no pueda hacerme ningún daño con nada que haya a mi alrededor en ese momento. Porque con rabia todos perdemos el control jeje.

La tarea de los papás es que deben enseñarnos a desarrollar adecuadamente el aprendizaje emocional, esto ayudará a conocernos mejor a nosotros mismos y a tener desenvolvimiento social. Desde que somos pequeños, nos deben enseñar a utilizar de manera inteligente nuestras emociones. Si hacemos pataletas, deben enseñarnos a calmarnos cuando estamos enfadados para que podamos aprender a manejar la angustia y el estrés. He leído por intermedio de mi mami, que los niños que son emocionalmente inteligentes tienen mayor probabilidad de sentirse seguros de sí mismo, tienen mejor rendimiento académico, tienen pocos problemas de comportamiento, se llevan bien con sus amigos, entre otras cosas… En sí, los adultos deben atender de manera inmediata a nuestras necesidades emocionales.

También, en esto de mis emociones, me he dado cuenta y no entiendo porque a veces no puedo dormir con mis papás. Sinceramente me gusta más su cama. Entonces, me molestó mucho cuando me levanto en la madrugada, intentan dormirme nuevamente y llevarme a mi cuarto, pero no quiero! Son esos días que quiero dormir al lado de mi mami. Papá, me canta canciones, trata de que me duerma pero yo tengo claro que no lo haré, demuestro que no quiero: gritando, llorando fuerte, y así les hago entender que no funciona. Qué quiero a mi mamá junto conmigo.

Me le acerco a ella y muy silenciosamente, solo con nuestras miradas, le digo: “Mamá, perdona que a veces no te deje dormir, pero recuerda que no será por siempre”. Entonces, ella logra interpretar bien lo que le trato de decir, porque me abraza más fuerte, me da mi adorada teta, se inventa un cuento y ploop me duermo muy rico.

Claro! les digo que soy muy consentido, me tienen pechichón porque cuando me levanto después de una siesta me gusta mucho que estén allí pendientes, al lado mío cuando despierto, o sino también protesto. Sí, ya se, tengo mi genio. Eso lo herede de mi mami.

Un truco que he visto que hace mi mami, es que cuando estoy así, trata de “engañarme” con un juguete mejor (alguno nuevo, o mi preferido o el que tenga bastante tiempo que no haya visto), o me cambia de ambiente, me muestra otras cosas, y así me calmo un poco y hasta a veces olvido porque me comporte así.

Algo que he visto que les ocurre a muchos niños de mi edad es que no les gusta compartir sus juguetes, y a mí tampoco sobretodo el que yo vi primero, el que creo que es mío y lo siento mío, el que noto más lindo, el que es del niño que esta a mi lado, ese es el que quiero. Y la regla es, si lo ví y lo cogí primero, es Mío. Todos al mismo tiempo podemos armar una gran pataleta juajua

Es difícil que los adultos te comprendan. Escucho cuando hablan de nosotros los bebés, dicen “me formó una pataleta”. Y los papás también nos forman pataletas por no hacer lo que ellos quieren que hagamos en el momento exacto.

Por eso, y por muchas cosas más, no me gustan las cosas de los adultos. Y, aún así me toca aceptarlos. He visto muchos adultos pataletosos. En realidad, no sé como hacen los adultos cuando las cosas no les salen como ellos desean. Ahora entiendo, porque muchas veces entre ellos no se comprenden.

Yo seguiré descubriendo el mundo, todo lo que hay a mi alrededor, afirmaré mis gustos y aprenderé cada día más sobre mis emociones con la ayuda de mis papitos. Pero solo les digo que no siempre seré el Lucas tierno, amoroso y hermoso que todos conocen. También, deben respetar mis momentos donde quiero tener mi espacio, comer lo que me provoca, jugar hasta tarde, bañarme por mucho tiempo, y no acomodarme siempre al horario de los adultos. Muchas veces pienso que nos deben complacer y que ustedes como adultos también deben aprender a informarnos las cosas pausadamente, explicarnos sobre las emociones, y como debemos comportarnos. De esta manera, lograran que nosotros crezcamos con confianza y sin miedos.

Estoy seguro que sí nos enseñan con su ejemplo y nos dicen las cosas con amor, nos desenvolveremos mejor en esta nueva etapa que estamos viviendo.

Porfa, un consejo sí ya conocen a sus hij@s, saben que nos disgusta, no nos cambien los planes de manera inesperada, no nos engañen, no nos quiten las cosas, somos pequeños pero no siempre nos dejaremos manipular. Las cosas no son así! nosotros merecemos respeto, somos bebés pero nos estamos formando, de ustedes depende que tengamos una adecuada formación. Después no se quejen, nosotros somos el reflejo de las acciones de ustedes. Y ahora, no vayan a armar una pataleta por esto que les dije 🙂