HomeBlogEl Lenguaje del amor!

Intento describir este momento.

Intento darle explicación y ponerme en el lugar de mi bebé. Comprender sus emociones, sus gustos y preferencias.

Descubrí que aún así en sus momentos de rabietas, esta expresando su punto de vista. Y es allí, donde pensé en el lenguaje del amor.

Un lenguaje en donde los padres sean capaz de entender emotiva y asertivamente la comunicación de sus hij@s mediante sus gestos, emociones, y palabras. Y qué al mismo tiempo, se logre rescatar el sentir por el otro, la empatía.

Hace poco comprobé esto con mi bebé: Lo regañe porque boto todo el jugo y estaba jugando con el vaso (le hable fuerte, él entendió que estaba molesta) me dijo: Mamii *Voz melancólica, triste, con sentimiento de culpa* Me di cuenta que él sintió que se había equivocado, que no lo volvería a hacer pero que no podía aceptar que lo tratará de esa forma. Me sentí triste, él no quería después jugar conmigo, buscaba aprobación de su papá porque estaba esperando que yo cambiará mi emoción con él. Hablé con él, le dije que lo que hizo estuvo mal, que la comida no se bota y mucho menos se juega con ella, que tenía que tomarse el jugo y hacerle caso a mamá. Sentí que me escucho, pero él estaba esperando sentir que mi emoción (rabia) había cambiado. Lo abracé, le di besos, y le dije que lo amaba mucho, él me abrazo y se dio cuenta que su mami que lo ama estaba de vuelta. Le pregunté, quién era el príncipe de mamá, él me sonrío y se durmió en mis brazos, se sintió tranquilo, confiado y amado. Fue importante recordarle que aunque a mamá no le había gustado lo que había hecho (la conducta inadecuada, ella lo amaba y estaba presente con él para enseñarle y acompañarlo.

Con lo anterior quiero anotar, que nuestro sentimiento de amor hacia ellos no tiene que cambiar por la forma en la que se comporten. La disciplina o la educación efectiva no implica dejarlos “abandonados”, no acompañarlos ni guiarlos, ya que así entenderán todo diferente. Aunque creamos que ellos no nos entienden, ellos comprenden y perciben cada una de nuestras emociones. Nosotros somos su espejo, como actúen ellos nos tenemos que dar cuenta que debemos mejorar nosotros.

Lucas es muy emotivo, a través de su tono de voz y la forma en que se expresa puedo comprobar sus emociones. En ocasiones puedo percibir a través de su tono de voz como se siente, y así estoy atenta a su lenguaje para comprenderlo mejor. Sin duda, cada día ellos aprenden más de su diario vivir y nosotros mucho más de ellos.

En la búsqueda de este tema encontré que hay un libro muy famoso que precisamente lleva por título “Los 5 lenguajes del amor en los niños” de Gary Chapman, el cual tuve oportunidad de leer y me hizo entender cómo desde muy pequeños necesitamos sentirnos amados para entender el Amor.

Cuando un niño se siente amado esto le transmite seguridad, fortalece su autoestima, y logra desenvolverse de manera adecuada a nivel social, ya que se sentirá valioso para sí mismo y para los demás.

Gary clasifica el lenguaje en 5:

  1. Contacto físico: el tacto, por ejemplo: un abrazo puede llegar a ser más efectivo que frases o regalos. Los niños imitan lo que ven y lo que oyen. Podemos expresar este lenguaje con un abrazo o dando besos etc, haciéndoles sentir lo mucho que los amamos.
  2. Palabras de aliento: decirle palabras positivas, escucharlos para que ellos puedan aprender a escuchar y logren sentirse amados. Por ejemplo: decirle Te quiero! lo has hecho muy bien! me siento orgulloso de ti!
  3. Tiempo de calidad: acompañarlos, estar juntos jugando, pintando, armando cosas, etc. Crear momento en que interactúen padres e hijos. Estos recuerdos durarán toda la vida.
  4. Regalos: dar y recibir. Tarjeta, portaretrato con una foto significativa, cualquier detalle serviría a un niño con este lenguaje y a la vez, podría percibir que lo que se le esta dando es con amor y cariño.
  5. Actos de servicio: enseñarles a tener actos de servicio con los demás, ser compasivos y tener amor genuino.  Así, aprenderán a valerse por sí mismos y puedan darle amor a los otros.

Es difícil pero no imposible entender el lenguaje de nuestros niños de una manera diferente, darnos cuenta como comprenden ellos el amor, las relaciones con sus mayores y con el resto de niños, para que de esta manera logren tener una mejor comprensión de su mundo.

En este sentido, los autores sugieren que para detectar el lenguaje del amor de nuestros hij@s debemos observar y escuchar:

  • Observar cómo expresan su amor por ti y cómo le expresa el amor a otros: ¿“Escoge hacerte una merienda” (servicio)?, ¿“te regala flores / tarjetas” (regalo)?, ¿“le gusta que vean juntos su programa favorito” (tiempo de calidad)
  • Escucha lo que solicita con más frecuencia: ¿”Pide regalos” (regalos)?, ¿”desea pasar tiempo contigo” (tiempo de calidad)?, ¿“le gusta que lo elogies” (palabras de afirmación)?
  • Ten en cuenta de qué se queja con más frecuencia: “Nunca jugamos pelota” (tiempo de calidad), “trabajas demasiado” (servicio), “casi no me dices que me quieres” (palabras de afirmación), ¿”por qué no me dices cuando algo te gusta” (palabras de afirmación)?.
  • Dale a escoger: ¿”Vamos al parque a jugar (tiempo de calidad) o prefieres un juguete (regalo)?”, “¿prefieres que te haga una torta de manzana (servicio) o que armemos un rompecabezas juntos (tiempo de calidad)”?

Recordemos que ellos en su infancia recordarán más como se sintieron que lo que aprendieron. “

“Criemos niñ@s que no tengan que recuperarse de su infancia!”