Cuando juzgamos a otras mamás lo hacemos muchas veces sin pensarlo, sin tener en cuenta que cada una vive una maternidad diferente, se encuentra en un ambiente diferente, tiene una historia vivida con su niñ@ interior y de esto depende las bases que ha implementado en su hogar para beneficio de su familia.

Se podría creer que esa mamá que vemos gritando, pegando, insultando, con mucha frustración por sí misma, por ver cómo está creciendo su hijo y por no recibir apoyo es una mamá que quizás ha sido consciente muchas veces que su modo de actuar no es el adecuado.

Que ese día en que estalló marcó un antes y después para su hij@, que cada palabra, acción tomada pesa en su ser como remordimiento y arrepentimiento por dejarse llevar del momento y de una niñez que no ha sido sanada, de sentirse sola a pesar de estar acompañada con otros pero ninguno es capaz de enfrentar lo que ella vive cada día en su papel como madre.

  read more ➝

Nos sentimos mal como mamá cuando nos juzgamos nosotras mismas, cuando nos juzgan o suponemos que lo hacen otros.

Pero nada más difícil que sentir que no lo estamos haciendo bien. Que tu papel como madre se vea influenciado por tus altibajos emocionales.

Solicitamos a Dios más paciencia, más fuerza, más coraje, más dominio de nosotras mismas.

En los momentos caóticos muchas veces desfallecemos, nos cansa que sucedan una y otra vez.

Nos genera frustración creer que no lo estamos haciendo bien.

Nos consideramos malas madres porque un suceso hizo que perdiéramos la cordura.

Creemos que por una palabra, una acción inadecuada que tengamos con nuestros hij@s determinará en quienes se convertirán.

Olvidamos todo lo positivo que les brindamos a nuestros hij@s a diario y nos dejamos llevar por una acción, una palabra, un momento, etc.

  read more ➝

Un nuevo sueño se me hizo realidad. Ser madre por segunda vez.

Sinceramente, entre mis planes siempre estuvo estar en embarazo este año 2020. Sin embargo, por la crisis humanitaria que vivimos sentía un poco de temor, así que solo se lo deje en manos de Dios.

Me sentía preparada mentalmente y físicamente. Todos juntos como familia lo anhelábamos con ansias.

Hemos creado un ambiente mágico y lleno de colores para nuestro nuevo bebé.

Estamos felices y aunque en esta época de pandemia mundial debemos cuidarnos más. Nuestra unión como familia ha crecido muchísimo dándonos la fuerza para disfrutar este tiempo.

El segundo bebé, es igual de deseado y esperado que el primero aunque se crea que ya hay una experiencia previa. Los síntomas son diferentes, por lo menos en mi caso, he tenido caída del cabello, algunos momentos de acidez, dificultad para recordar cosas, cabello grasoso, frente brotada, sensación de fatiga, intolerancia a ciertos olores, preferencia por frutas ácidas.

La emoción que se vive es diferente, con más expectativas, con ganas de tenerlo ya junto con nosotros y con la ilusión de que los 9 meses pasen más rápido que nunca.

Dios escuchó los deseos de nuestro corazón y llegó un nuevo integrante para seguir transformando nuestras vidas.

  read more ➝

Mamá amo estar contigo.

Amo que me abraces.

Amo qué me beses y qué me digas que me amas.

Amo que me cuides, que estés pendiente de mí y de mis cosas.

Amo que seas la primera persona que te veo cuando me levanto y la última cuando me voy a dormir.

Amo elegirte como mi súper mamá cada día.

Amo que me hagas sentir orgulloso de ti.

Amo aprender contigo.

Amo saber que eres mi mejor amiga.

Amo cuando te dejas llevar de mis ideas, y te vuelves niña de nuevo.

Amo cuando te llamo y siempre respondes a mis peticiones.

Amo estar contigo en cada momento de mi vida.

Amo cuando comprendes mis emociones.

Amo que me conozcas tanto y sepas cada uno de mis gustos.

Amo las sorpresas que me haces, me ponen muy feliz.

Amo cuando me haces saber con tus palabras y abrazos, lo que significo para ti.

Amo todas las veces que me haces sentir la persona más importante de tu vida.

Amo todas tus muestras de cariño y amor.

Amo las comidas deliciosas que me preparas.

Amo crear nuevas aventuras e historias junto a ti.

Amo sentir que estás a mi lado acompañándome y viéndome crecer.

Amo saber qué cuento contigo, eso me hace feliz.

Por todo esto y más, siempre amaré elegirte a ti.

Mamá es normal encontrarse desesperada.

Es normal no saber qué hacer con el comportamiento de tu hijo (a).

Es normal temer a pedir ayuda profesional.

Es normal tener muchas dudas por su crecimiento y desarrollo.

Es normal sentir alivio cuando el especialista dice que todo va bien.

Es normal sentir susto cuando no sabes qué va a suceder.

Es normal no saber manejar situaciones con tu hijo (a).

Es normal que muchas cosas te atormenten.

Es normal llorar y no saber porqué.

Es normal querer defender el comportamiento de tu hijo (a), el porqué de su conducta.

Es normal encontrarle un porqué a todo.

  read more ➝

Tengo a alguien que me observa todo el tiempo.

Analiza cada acción, cada palabra que empleó. Volteo y lo noto viéndome a cada instante.

Me cuestiona sobre el porqué de cualquier acción o evento que suceda.

Esta en una etapa en donde su aprendizaje es por imitación.

  read more ➝

En realidad lo confieso, no había escuchado algo tan dulce como la afirmación de que yo era una princesa.

Me dice princesa, me trata lindo y refiere cuanto me ama como agradecimiento por cuidarlo y estar pendiente de él.

Amo completamente que me valore y reconozca todo lo que hago para hacerlo feliz.

Su trato hacia mí refleja lo que le hago sentir. Me ama y se siente orgulloso de contar con mi presencia en su vida.

  read more ➝

Cuando nos convertimos en padres tenemos muchas expectativas acerca de las diferentes etapas que vivirán nuestros hij@s.

Ellos nos convierten en padres y aunque un hijo no viene con un manual de instrucciones nos esmeramos por dar lo mejor de nosotros mismos para su crecimiento y desarrollo.

Reflexionemos: ¿Qué ha cambiado en nosotros mismos desde que somos padres?

En este análisis he notado que muchas veces los resultados no son lo que esperábamos. Ejemplo: Ese día en que tienes un evento importante o estás con poco tiempo, nuestros hij@s se comportan peor que nunca. Nuestra expectativa es que sean calmados, amorosos, amigables. La realidad es que su comportamiento es irritable, se frustran con facilidad, no entienden lo que le digamos, debido a que los niñ@s a sus dos y tres años aún están descubriendo su entorno y sus emociones.

A continuación, les comparto un análisis de algunas situaciones que vivimos como padres:

  read more ➝

Les comparto estas expresiones que muchas veces escuchamos de distintas personas como recuerdo de su infancia:

“A mí mis papás me pegaban de niño y yo no estoy traumado”, afirmó el hombre que su ex-pareja le denunció por violencia física.

“A mí de niño me dejaban llorando solo hasta que me durmiera y tan mal no salí”, señaló el hombre que pasa largas horas trasnochando en redes sociales afectando su sueño.

“A mí me castigaban de niño y estoy bien”, dijo el hombre que cada que comete un error, se dice a sí mismo palabras de desprecio, como forma de auto-castigo.

“A mí de niña me pusieron mano dura y sufro de un trauma llamado ‘educación’”, afirmó la mujer que sigue sin entender porqué todas sus parejas terminan siendo agresivas.

“Cuando yo me ponía de caprichosa cuando niña, mi padre me encerraba en una habitación sola para que aprendiera y hoy se lo agradezco”, dijo la mujer que ha sufrido ataques de ansiedad y no se explica porqué teme tanto a estar encerrada en espacios pequeños.

“A mí mis padres me decían que me iban a dejar sola o a regalar con un desconocido cuando hacía mis berrinches y no tengo traumas”, dijo la mujer que ha rogado por amor y ha perdonado reiteradas infidelidades a su pareja con tal de no sentirse abandonada.

  read more ➝