HomebebésMamás sin afán, disfruten este momento!

Mamás sin afán! Cada niñ@ es diferente, cada uno tiene su propio ritmo de aprendizaje. No nos sintamos mal porque uno se desenvuelve mejor que otro en X área. No se debe comparar. Cada uno es especial. Cada uno es diferente e inteligente. Cada uno tiene habilidades diferentes. Recuerden que hay diferentes tipos de inteligencia pero ojo como padres no puedes esperar que el aprendizaje llegue por sí solo, que llegue caído del cielo jejej. Sí el niñ@ muestra interés por aprender X cosa, bríndale todas las herramientas, motivación y apoyo que necesita para continuar entusiasmado con su nuevo descubrimiento.

Nuestra tarea como padres es enseñarles buenos hábitos alimenticios, de estudio, higiene, salud, educación, etc. De esta manera, ell@s tendrán un mejor estilo de vida. Lo mejor es inculcarle buenos hábitos a través de nuestro propio ejemplo. Es decir, sí ell@s observan que comemos frutas, verduras etc les llamará la atención y lo verán como algo normal.

El aprendizaje en los niñ@s en los primeros años es espectacular por eso no debemos ponerle limites. Alguna vez escuche: “Ahora o después eso lo aprenderá”. Es respetable la expectativa y experiencia educativa que vivencie cada padre pero en estos primeros años es donde debemos aprovechar el tiempo para educarlos de la mejor forma, para enseñarles a través de un aprendizaje lúdico y enamorarlos de buenas costumbres.

Es importante mencionar, que el ambiente familiar influye en el desenvolvimiento social del niñ@, ya que serán las bases para sus relaciones con los demás. Debe sentirse querido y protegido para que desarrolle habilidades y capacidades que le ayudarán en su vida adulta.

Es completamente cierto que un hij@ no viene con manual de instrucciones, pero sí suplimos todas sus necesidades básicas evitaremos momentos caóticos.

A veces, no entendemos sus emociones, lo que nos quieren decir. Chocamos con sus rabietas, gritos. Nos olvidamos que los niños son ellos, no nosotros.

Es difícil mantener un equilibrio entre qué padre soy y le muestro a mi hij@ y qué padre me gustaría ser. Pero primero antes de estar en la búsqueda de ese equilibrio debemos conocernos más a nosotros mismos.

Escuchamos de los adultos mayores “si no lo corriges desde ahora te dominará más adelante”. No siempre es así y dependiendo de la forma y método de corrección que se aplique. Lo que si estoy segura es que si se le habla con amor, se le dan gestos de ternura y se habla a su altura poco a poco aprenderá cuál es la manera adecuada de resolver un conflicto.

Les aseguro que lo que buscan nuestros hij@s es más momentos para compartir juntos y para que le demostremos todo nuestro amor sin afanes, sin programaciones, darles el espacio y tiempo que ellos necesitan.

El único afán que debemos tener es entregarle todos los días de nuestra vida un amor sin medida. Promovamos el desarrollo emocional en nuestros hij@s. Enamórate de la maternidad, enamórate de esta etapa tan maravillosa y del gran ser humano que estás formando.