HomeBlogEducar con Disciplina Positiva!

Debemos criar de manera respetuosa, y esto lo podemos lograr con disciplina positiva.

La Disciplina Positiva es un modelo educativo para entender el comportamiento de los niñ@s y de acuerdo a este guiarlos de la mejor forma, considerando la comunicación, el afecto, el amor, la empatía y el respeto (tanto del niño como del adulto) al mismo tiempo.

Este tipo de educación tiene un equilibrio entre control excesivo y permisividad. Aquí se tiene en cuenta el respeto mutuo y la colaboración.

La disciplina positiva enseña a los adultos a utilizar amabilidad y firmeza al mismo tiempo, y de esta manera ellos le enseñarán a sus hij@s. Contiene 5 pilares básicos:

  1. Respeto mutuo: Debe existir primero respeto por nosotros mismos como adultos para respetar las necesidades del niñ@. De esta manera, padres e hij@s deben aprender a respetarse.
  2. Aprender de los errores: Aunque no lo creamos cuando cometemos errores estamos aprendiendo, nos estamos educando. Debemos identificar de donde proviene dicho comportamiento. Buscar las razones por la que los niñ@s y nosotros los adultos nos comportamos de X forma para cambiar la creencia y el comportamiento. Debemos buscar soluciones y enseñarle a los niñ@s a aprender de los errores.
  3. Sin castigos: Debemos tener y crear soluciones. El castigo no debe hacerse, este tiene consecuencias a largo plazo.
  4. Comunicación afectiva: Debemos conectar emocionalmente con nuestros hij@s. Nosotros los conocemos más que nadie. Nosotros debemos analizar su comportamiento para resolver esos problemas que se presentan.
  5.  Alentar: Cuando alentamos se fortalece la autoestima. Debemos enseñar habilidades valiosas para lograr un buen carácter.

La Disciplina Positiva tiene amabilidad y firmeza al mismo tiempo, ayuda a los padres a tener una conexión con sus hij@s (sin necesidad de premios ni castigos), es eficaz a largo plazo porque el niñ@ será consciente de sus capacidades, y enseña habilidades para la vida.

 

Teniendo en cuenta lo anterior, nosotros como padres debemos: elogiarlo, establecer rutinas, controlarnos nosotros como adultos, preguntarle en vez de mandarlo, avisarle con antelación, darle opciones de comportamiento, aplicar tabla de recompensas, y darle el mejor ejemplo (nosotros somos su modelo a seguir).

Cuando educamos con Disciplina Positiva, logramos que nuestros hij@s tengan buena salud emocional, sean independientes, capaces, con buena autoestima y felices. De igual forma, puedan solucionar sus problemas y errores sin sentir culpa, y sin necesidad de autocastigarse.

Disciplinar es ayudar a nuestros hij@s a resolver sus problemas. Castigar es hacer a un niñ@ sufrir por tener un problema. L.R Knost

Eduquemos con amor y respeto!