HomebebésProceso de enseñanza-aprendizaje de Lucas!

Antes de darles algunos tips o recomendaciones sobre cómo hemos manejado el proceso de enseñanza-aprendizaje de Lucas, es importante recalcar qué desde la primera semana de vida un bebé es una esponja, el cual absorbe todo lo que ve y escucha (gestos, palabras, hábitos, etc).

Muchos familiares y amigos, especialmente, cuando escuchan a Lucas u observan su conducta pueden creer que tiene capacidades excepcionales. Quizás las tenga, pero ha influido mucho su rutina, el gusto y amor por los libros, por jugar aprendiendo, por explorar y aprender de todo lo que le rodea. Nosotros como padres debemos enseñarles a nuestros hijos, a través de una estimulación temprana, en donde el juego sea el protagonista, y hayan actividades diseñadas de acuerdo a su interés, así como materiales que estimulen el proceso de enseñanza-aprendizaje: juguetes, libros, bloques, instrumentos musicales, colores, cartulinas, etc de acuerdo a la edad del niño (a).

El “secreto” en el proceso de enseñanza-aprendizaje de Lucas ha sido enseñarle con amor, emoción, pasión, atraparlo para que él mismo sintiera interés por aprender. Respetando su ritmo de aprendizaje y enseñarle jugando, lo cual implica exploración, experimentación con el lenguaje, conocimiento y desarrollo de aptitudes sociales.

Siempre hemos aprovechado el tiempo con él para compartir espacios divertidos, estimular el aprendizaje a través del juego, descubriendo colores, letras, números, formas, nombres y sonidos de los animales, entre otras cosas.

Ha servido mucho en este proceso, saber cuándo es el momento indicado para enseñarle (el cual es normalmente después de comer o cuando se acaba de levantar); conocerlo, comprender sus emociones, y quitarle estímulos que lo distraigan. Lucas se concentra con facilidad, tiene mucho interés por aprender como cualquier niño cosas nuevas cada día.

Desde que es un bebé le hemos enseñado a través de canciones, libros de: cuentos, números, formas, colores, rompecabezas, flash cards, tablero; Lucas a los 12 meses ya distinguía algunos sonidos de los animales, las partes del cuerpo, seguía instrucciones (aplaudir, gritar, tocarse las partes del cuerpo, etc); a los 16 meses aprendió las vocales, los números del 1 al 5, las figuras geométricas, a decir su nombre, a decir cuantos años tenía, etc, esto fue mediante diferentes maneras (libros, canciones, diálogo repetitivo etc) pero sobretodo logrando que se familiarizara y en cualquier momento estuvieran presente en su diario vivir (por ejemplo, mientras comía, contábamos cada cucharada de comida);  hemos creado que su interés se siga manteniendo aún en las cosas que ya sabe. Claro, es normal que a veces no sienta interés por leer X libro sino otro, o algunos días tenga mayor interés por algo en particular.

En este caso, actualmente se interesa más en las letras del Abecedario, las repite una y otra vez, se las sabe y considero que las ama jeje. Así como los números del 1 al 20, los cuenta, los reconoce y los ordena. Su aprendizaje, puedo anotar que, ha sido significativo, él relaciona la información nueva con la que ya posee, ha construido su propio aprendizaje, y participa de manera activa en su proceso de enseñanza-aprendizaje. Este aprendizaje no se olvida, sirve para relacionarlo con nuevas experiencias, y reformularlo.

Lucas actualmente tiene 22 meses, en esta etapa ya dice qué videos o programa de Tv infantil quiere ver (toma el control del Tv y pide que se lo cambie cuando no es de su interés), dice No! cuando no quiere comer algo o no quiere hacerlo o que le quiten algo que él tiene, escucha las canciones que le gustan, las canta y baila al mismo tiempo. Ha ido mostrando su temperamento, cuando algo no le gusta, lo hace saber.

Mi profesión aparte de ser madre, es ser psicóloga. Sí, es cierto que esto ha ayudado mucho, pero he tenido que leer sobre técnicas de aprendizaje, crecimiento y desarrollo, etc. Conozco y admiro a muchas madres que no tienen mi profesión pero han tenido interés en ser maestras (ósea prepararse) para su bebé.

En este sentido, antes de querer enseñarle lo básico en el aprendizaje, nuestro objetivo ha sido desde un inicio considerarlo cómo una personita que también (sin que se exprese bien) piensa y razona, de esta manera, hemos podido interpretar su lenguaje.  A nivel socio-afectivo, Lucas cuando llega a un lugar dice buenas, saluda, se despide, dice gracias, mantiene buena relación con los niños y las personas que lo rodean. Me sorprende verlo y aprender también de él. Me doy cuenta que todo lo que digo, hago, él lo tiene presente y lo va grabando. Así que depende de nosotros como padres, tener un buen comportamiento para que ellos imiten lo bueno de nosotros.

Es importante recalcar, que todo tipo de aprendizaje debe estar adoptado a los intereses y necesidades de cada niño (a). Debemos lograr que ellos (a) perciban que aprender es una experiencia alegre. Como padres debemos tener en cuenta que la primera infancia es el periodo en que los niños (a) aprenden y se desarrollan velozmente. Los tres primeros años tienen una importancia fundamental e influyen en el resto de sus vidas.

Para finalizar, les recomiendo algunas pautas para lograr un aprendizaje significativo:

  1. Respetar el tiempo de cada niño (a). Cada uno va a su propio ritmo. Cada niño (a) debe construir su interés por el aprendizaje.
  2. Preguntarle todo el tiempo por cosas de la vida cotidiana. Ayudarlo a pensar con preguntas para que ellos puedan aprender a comunicarse y comprender al otro.
  3. Enseñarle a través de sus propios errores, es decir, cuando se equivoque lograr que el mismo llegue al acierto y aprenda de su error.
  4. Motivar sus logros para que sienta más interés por aprender.
  5. Ser pacientes y respetar su proceso de aprendizaje.
  6. Lograr que se interese por aprender a través de su misma curiosidad por el mundo que lo rodea.
  7. Introducir nuevos aprendizajes según el interés que muestre el niño (a). Relacionando los contenidos ya aprendidos con los nuevos.
  8. Enseñarle a través del juego. Qué el propósito sea aprender de manera divertida. Enamorarlo de todo lo que le rodea.
  9. Reconocer cuándo el niño (a) tiene interés por aprender y aprovechar ese momento para que este activo durante el proceso.
  10. Déjate enseñar de tu hijo (a). Y qué su formación te sirva de retroalimentación de tu importante papel como padre.