Se está finalizando este año, y nos queda pensar y analizar en lo bueno y lo malo que ha traído consigo mismo. 

Sin lugar a dudas ha sido un año de muchísimo aprendizaje, de cambios en nuestro ritmo de vida, de personas importantes que se fueron y nos cuidan desde el cielo y de crecer en todas las áreas tanto personal como profesional.

En general defino este año de prosperidad. Y le doy gracias a Dios por nunca desampararme. Su presencia en nuestras vidas fue quien hizo que cada momento amargo fuera más llevadero y cada momento de dicha estuviera presenciado por la esperanza y alegría. 

Con mi corazón y mi fe puesta en Dios, declaró para el otro año, 2019, un año de plenitud, estabilidad, mucha salud, paz, amor, felicidad y con mucha fe en que vendrán cambios positivos en nuestras vidas; esos deseos postergados se volverán realidad 😇 así lo siento. 

Confío y trabajaré en seguir logrando cada uno de mis propósitos. 

Hoy tomó prestada la palabra favorita de Lucas: Bien hecho. Para hacer alusión que a pesar de todos los momentos vividos, cada día di lo mejor de mi para lograr mis metas trazadas. Y vamos por más, declaro año 2019 un año de bendiciones!

………

……

….

E S T A R    P R E S E N T E S !!

Suena fácil, suena muy práctico, y lo es!! sólo comprometámonos a estar en cada etapa de ellos.

No se imaginan lo indescriptible qué es! tanto para ellos como para nosotras (padres).

Al estar presentes los acompañamos en cada etapa de sus vidas, les transmitimos seguridad y amor, y les hacemos saber cuánto los amamos.

  read more ➝

Cuando escuchamos esta frase comprendemos que sin Dios a nuestro lado todo podría ser más difícil.

Quizás algun@s que puedan leer este post pensará que Dios no lo es todo, o de pronto creen que no ha estado en todos los momentos de su vida por X cosa, o por la relación que tengan con él, en fin. Cada quién es libre de opinar.

Creo que todas las madres debemos ser conforme al corazón de Dios, enseñándoles con amor a nuestros hij@s, hablarles de la palabra de Dios, de los valores, de los 10 mandamientos formulados con un lenguaje que ellos puedan entender de acuerdo a su edad a través de libros con imágenes llamativas.

  read more ➝

Ella…

Ella siempre está conmigo!

Ella siempre está pendiente de todo lo que necesito!

Ella es quien me conoce más que nadie, sabe todos mis estados!

Ella es la mujer más linda (siempre se lo digo)!

Ella observa cada detalle, analiza siempre mis gustos y preferencias!

  read more ➝

Antes de ser mamá, juzgaba a algunas madres por la forma de criar a sus hij@s. Entendí, que cada quién sigue su instinto como madre y decide que es lo mejor para su bebé de acuerdo a su forma de ser e historia de vida.

Antes de ser mamá, decía y cuestionaba porque las madres recorrían a la tecnología cuando podían entretener a sus hijos a través de otros medios.

Antes de ser mamá, nunca imaginé que alguien tan pequeño podía robar mi corazón.

Antes de ser mamá, no creí que ser madre eran las 24 horas del día, los 365 días del año. Hay una personita siempre dependiendo de ti.

Antes de ser mamá, creí que cuando fuera madre iba a estar completamente preparada. Y cada día aprendo nuevas cosas por y para mi bebé.

Antes de ser mamá, me prometí que nunca iba a desesperarme por el comportamiento de mi bebé.

Antes de ser mamá, pensé que mi vida no iba a cambiar del cielo a la tierra, creía que iba a mantener el control de mi vida y luego me di cuenta que mi todo es mi bebé.

  read more ➝

Me preguntó y reflexiono acerca de qué no solamente una mujer para convertirse en madre, debe estar preparada mentalmente. Considero que eso es fundamental. Sin embargo, en el día a día en nuestro desempeño y labor de madre nos damos cuenta que hay momentos en donde el estrés se mezcla con nuestras funciones y no respondemos muchas veces como deberíamos.

¿Qué pasa cuando una madre se encuentra estresada por su labor? ¿Qué pasa cuando se cuestiona si es capaz de continuar “trabajando” en su papel como madre por su bebé? ¿Será que existe la denominación del estrés por ser madre?

Nuestro mundo nos exige convertirnos diariamente en una “súper mamá”, trabajar, tener la casa organizada, dedicarle tiempo a la pareja, a los hijos, familia, amigos y a uno mismo… y esto sin duda se va aprendiendo a manejar con el tiempo. Lo principal es saber diferenciar entre lo urgente y lo importante, dandole prioridad a las cosas que merecen prioridad primeramente para así disminuir los niveles de estrés.

  read more ➝

Sí analizamos nuestras vidas, y detallamos cada experiencia o momento vivido con nuestros hij@s creo que todas deberíamos sentirnos BENDECIDAS Y AFORTUNADAS.

En el día a día quizás a veces nos olvidamos de que somos mamás, de que depende de nuestros actos, actitudes, etc, sembrar en nuestros hij@s buenos comportamientos para que aprendan a desenvolverse en el mundo. Pero qué pasa? nos dejamos llevar del afán de cada día, de nuestras preocupaciones, problemas, estrés, y olvidamos lo maravilloso que es tenerlos con nosotros.

  read more ➝

Somos madres pero no somos perfectas. Somos humanos y cometemos muchos errores, a veces el mismo de manera repetitiva o cometemos varios durante el día o semana.

En la crianza de nuestros hij@s es claro que necesitamos ser una mejor versión de nosotras mismas todos los días, ya que ellos copiaran nuestra forma de ser, vocabulario empleado… nosotras seremos para ellos el mejor ejemplo a seguir.

La misma maternidad nos exige ser mejores cada día. Nos exige capacitarnos y seguir adelante con nuestra vida profesional para brindarles a ellos un mejor futuro.

  read more ➝